Oh my goodness! Y aquí estamos mi marido y yo después de 15 días de viaje, aventura, deporte, cultura, convivencia, educación y diversión con un grupo de 8 adolescentes entrañables, peculiares y encantadores, ¡cómo les echo en falta!

Exactamente, ¿qué os podría contar? Pues para empezar, por encima de todo que disfrutamos de muchísimas experiencias preciosas y de una convivencia intachable… con algunos momentos dignos de estudio antropológico y psiquiátrico.

It was non-stop!

Cambiamos de acomodación en tres ocasiones, estando en tres alojamientos de cuatro estrellas, en dos ubicaciones diferentes. Estuvimos 7 noches en una enorme casa de patrimonio británico en el Distrito de los Lagos, otras 7 en una estupenda granja restaurada en las afueras de Chester y una última noche en el Hotel Marriot Manchester Airport.

Tuvimos multitud de excursiones y visitas: canoe y saltos desde las rocas en Ullswater; senderismo, escalada, rapell y torrentes en Newlands, tour en el museo y estadio de Anfield Liverpool FC; mediodía de compras en Liverpool One; un día de diversión y retos en el parque de atracciones Blackpool Pleasure Beach; excursión al Chester Zoo con tour educacional incluido; visita escolar a Dangerpoint en Holywell, Gales; tour en el museo, estadio, academia juvenil y pistas de entrenamiento de Etihad Manchester City FC; noche teatral de terror con Shiverpool; visita al museo nacional de fútbol en Manchester; un día de ferry con trayecto guiado gracias a Mersey Ferry con paradas en Spaceport y Albert Dock; y toda una mañana en el museo de Industria y Ciencias en Manchester.

En total ¡condujimos casi 1.770 km en coche, anduvimos más de 100 km, jugamos unas 15 horas de fútbol, 6 de waterpolo y pasamos unas 3 horas en el jacuzzi! Y durante ese tiempo, los chicos escribieron y enviaron a casa 10 postales cada uno y tuvieron la oportunidad de usar y aprender inglés durante más de 120 horas. Unbelievable but true!

Y sí además contamos que tuvimos buen tiempo, ¡menuda suerte la nuestra!, la mayoría de días eran soleados o al menos cálidos. Y encima comimos súper bien a pesar de la fama que tiene la comida inglesa…

Big Brother Syndrome

Pero lo más impresionante fue la participación e implicación de todos los miembro del grupo y lo mucho que compartieron. Hicieron peña… ¡reinaba el buen rollo y la diversión!

En conclusión, puedo decir que ha sido un viaje inolvidable, que me ha dejado con una sensación muy grata a pesar del cansancio y la presión de la responsabilidad. Me siento realmente afortunada de haber conocido a todos y cada uno de ellos, ¡ha sido un verdadero placer!

Así que desde aquí quiero mandar un abrazo muy fuerte de parte de Rafa y mío a Pere, María del Mar, Guillem, Joana María, Aday, Joan Ignaci, Pep Toni e Isabel.

And we’re off!

Por cierto…, ¿dónde vamos el año que viene?, ¿quién se apunta?

P.D.: Podéis ver un montón de imágenes de lo bien que nos lo pasamos en nuestra GALERÍA DE FOTOS